Inter-Tanto.


Mientras
siento
"esto"
destrozarme por
dentro
mientras las conversa-ciones
se vuelven alambra-das
dividiendo
mi carne
en pequeños trozos
para la digestión de enanos
miedos,
comunico
a mi ingesta
la vanidad
de las palabras
que giran sin orbita
definida
sin destino
conocido
y trato de llegar
sin mucho éxito
a un mudo acuerdo
con mi ignota
felicidad que
no es a juicio
de mi propia enfermiza
porfía
más que una mentira
sádica
preparada
para romper la estructura
ósea
que recubre la apariencia
cuerda de mi amanecido trasnochar:
El hombre sensible
prescindible
no es más que la cómoda
fachada
de esta desgracia
esperando
su segundo para la comunión
del brillo
y el plasma

Autor: Daniel Rojas P.


Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado.