Sábado, 16 Febrero 2008

La Rueca.

rueca


Me reuní con la gente de La Rueca y sostuve una interesante charla con dos de sus miembros fundadores, Carolina Cortés Silva y Juan Pedro Silva, el punto de encuentro, fue en lo que podríamos llamar su centro de operaciones, un inmueble que no es tan sólo un acogedor hogar sino un espacio de creatividad en el cual ellos, como Colectivo Social Artístico y Cultural bastante especial e innovador, realizan sus arduos y extensos ensayos, la preparación de sus guiones, el diseño de escenografía e implementos que van dando con plena libertad y mucha experimentación e intuitivismo por cierto, cuerpo, voz y sentido, a estos hijos polifacéticos que son sus obras.

Proyectos que pretenden remecer al espectador y en términos de sus propios creadores, al referirse a su visión del quehacer artístico: Lograr una entrega total al público. Esto no se trata de una exaltación del ego que reclama aplausos sino de generar emociones, lograr que los que nos ven y escuchan, puedan reflexionar y algo en ellos haya cambiado al dejarnos. Que abran sus mentes y que hagan conscientes, preguntas que por lo general duermen en el día a día.

En otras palabras, lograr una catarsis a través de lo mágico e inusual y con temas tan cotidianos como la discriminación y la rutina que se debe romper o tan familiares y presentes en el ideario colectivo, como la crítica a los procesos históricos de conquista y colonizaje de América. Modos que definen sin duda, su interés por no encasillarse y que demuestran el valor de su puesta en escena, sobre todo en un medio tantas veces acostumbrado a ciertas formas, conceptos y estructuras tradicionales en lo que a arte se refiere.

Extrañar los objetos y la realidad, nuevas dimensiones de interpretación es lo que se me vino a la mente como lector y también creador, por tanto sentí la necesidad de saber más sobre los recursos utilizados por el grupo y desde luego, que me contarán a fondo acerca de sus obras y lo que se viene.
En ese discurrir del diálogo, el término polifacético cobró más sentido, pues la rueca es uno de los pocos grupos sino el único a nivel local que para empezar, trabaja en todas sus obras con música en vivo, para ello han contado desde sus inicios con gente ducha en diversos instrumentos que ha sabido dar acompañamiento al trabajo de los actores a través de originales composiciones, por si eso fuera poco, el diseño artístico que ellos refieren como minimalista y personalísimo en su estilo, algo así como un hágalo usted mismo punk, incluye a tres personas bastante capacitadas para lograr fecundos resultados en la difusión publicitaria y la construcción de la atmósfera dramática.

Carlos García también miembro fundador, logra en la parte técnica dar sustancia a deslumbrantes proyectos como las dos figuras de cuatro metros que juegan un rol importante en la última obra del grupo, “Los españoles llegaron ya”. Por su parte, Juan Pedro Silva es quien aporta el talento pictórico que acompaña a los afiches y a las intervenciones plásticas en las obras y en otras actividades como el lanzamiento del poemario “Por la poesía muere el pez” de su directora y dramaturga Carolina Cortés. Finalmente el diseño grafico, sonido e iluminación lo realiza José Ignacio Fuenzalida. Esto nos demuestra como ellos logran entrelazar diversas disciplinas en una rica compenetración que aporta mayor perspectiva y dimensión a su obra. La cual ellos se sienten libres de modificar en cada estreno o revisita al material, sea este adaptación de algún texto (generalmente narrativo, cuento o novela) o creación original.

Trabajo que a la fecha, consta de cinco obras: Hilando el arte, Versos de soledad en la menor, La carta y La noche de los feos ambas adaptaciones libres de obras literarias, la primera de Cronopios y Famas del surrealista argentino Julio Cortazar, la segunda del cuento famoso del uruguayo Mario Benedetti. Y finalmente, la obra que cerró su ciclo de exposición el pasado 20 de enero, Los españoles llegaron ya, y que ellos mismos consideran uno de sus más ambiciosas creaciones y que toca un tema importantísimo como es la colisión cultural español- indígena, desde su particular y alternativa visión.

Cabe señalar que el grupo ha visto premiada su constancia y trabajo con la beca Fondart en dos ocasiones el 2005 por "La Carta" con el proyecto "Teatro sin patente" y durante el 2007 con "A la calle las butacas" este ultimo busca rescatar espacios que favorezcan el acercamiento del publico al teatro, romper con el elitismo y prejuicio que hay frente a esta vía de expresión y a la cual lamentablemente mucha gente de nuestra comunidad no accede. Condición que ellos buscan soslayar con una propuesta estructural al aire libre.

Respecto a los proyectos en paralelo que la rueca cuenta como colectivo y que son dignos de mencionar encontramos a la banda de rock pop Kiro, el magazine Literartes que abarcó los diversos géneros literarios y que completo un ciclo de cinco publicaciones y el dossier fotográfico “Cuánto vale una luca".

Ahora sobre el presente y futuro de La Rueca, ellos me confesaron que se sienten más afiatados debido a un sentimiento de madurez y confianza que les permite ser menos condescendientes con su trabajo, autocríticos, responsables y disciplinados en la distribución de labores. Crecimiento que ha venido dándose desde el 2001 en que se juntaron, por nombrar a algunos y sin el afán de dejar a nadie en el tintero, gente de psicología como Jorge Cárdenas, Cesar Estrada y Evelyn Matamoros, además de los ya mentados García, Silva y Carola Cortes. Unidos todos por una inquietud de crear y compartir en el ámbito universitario. Camino que siete años después, ha trascendido a la comunidad y que en un nivel íntimo, ubica al teatro y las otras disciplinas que practican, como algo indisociable de sus vidas. Ellos admiten no jugar a ser artistas, saben que siempre deben trabajar para crecer en su talento, y que ello es algo que no abandonaran jamás. Por tanto, con cambios de elenco, partidas de amigos a otros lugares o con búsquedas creativas independientes, hoy por hoy, ellos recuerdan con cariño todas sus etapas y vislumbran un promisorio trayecto.

Los planes que unen a una nueva generación compuesta por Griselda López, Evelin Matamoros, Daniel Cisternas, Ángel baltra, José Ignacio Fuenzalida y a los entrevistados a la par de muchos más de gran capacidad artística, persiguen este año, recuperar fuerzas y dar un extenso recorrido a sus tres principales obras. La carta, La noche de los feos y Los españoles. Participar además en la Fiteca (feria internacional de teatro en calles abiertas) en Lima-Perú.
La preparación de una nueva obra escrita y dirigida por Juan Pedro Silva “La ronda de San Miguel… Y en música gestar el proyecto “Madame Chucheta y los inversionistas”. Mencionaron también la preparación que han hecho como grupo a fin de mejorar su técnica y ritmo en escena. Talleres que involucran a artistas internacionales como Marco Antonio Esqueche Castañeda, un afro descendiente del Perú, que ha recorrido el mundo con su arte difundiendo la riqueza de latinoamerica, lo cual también demuestra su apertura hacia nuevos horizontes que den fe de la calidad del arte de la región.

La Rueca no quiso despedirse sin hacer extensiva la invitación a las personas que deseen comunicarse con ellos e incluso integrar con voluntad de trabajo y creatividad, su interesante Propuesta. Para eso dejaron este correo de contacto: colectivolarueca@gmail.com El único requerimiento, no tener miedo a innovar y aprender nuevas formas de interpretar y representar la realidad.


Autor: Daniel Rojas Pachas.


Daniel Rojas. escritor chileno, poeta arica, poeta ariqueño, delusión, música histórica, daniel rojas pachas, carrollera, poesía arica



  • Publicado: Sábado, 16 Febrero 2008 08:18:35 GMT
  • En: No Categorizado
  • Permaenlace: La Rueca.
  • Comentarios: 0
  • Leído 3039 veces.
Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.